Ion-Litio


Iones de litio, un pequeño paso para el átomo, un gran salto para la Humanidad

Un ión se describe como una partícula con carga que está formada por un átomo o molécula que no tiene carga eléctrica neutra. Su constitución es el resultado de una acción física sobre el mismo átomo cuyo fin es la ganancia o la pérdida de electrones. Un proceso que se ha popularizado con la denominación de ionización.

Los iones que obtienen cargas negativas al ganarlas los electrones, se denominan aniones y son atraídos por el ánodo. Los que tienen cargas positivas, como resultado de la pérdida de electrones, se llaman cationes y son atraídos por el cátodo.

Los cationes son muy frecuentes en los metales como el litio, los aniones, en cambio, están presentes en los metaloides con carga positiva y son, en realidad, de iones negativos que resultan atraídos por los ánodos.

Ánodos y cátodos son partes muy importantes de los electrodos, elementos que son decisivos en muchos procesos químicos y físicos, generadores o conductores de energía, vitales para el funcionamiento de las máquinas herramientas, procesos de imprimación o reactivos, entre muchos otros.

Un electrodo se define como una placa de metal que sirve para hacer contacto con otra parte, no metálica de un circuito, en ocasiones, semiconductores, como parte integrante de una válvula termodinámica, de una lámpara de neón o de un electrolito.

Los ánodos serían, en estos sistemas, el electrodo donde llegarían los electrones negativos para reaccionar en un proceso físico y químico oxidativo. Los cátodos, por su parte, serían los electrodos donde llegarían también los electrones pero en ellos no habría oxidación, sino que se desarrollarían procesos reductivos.


Los procesos de oxidación y reducción son aquellos en los que se producen las citadas transferencias de electrones. Unas transferencias producidas en un conjunto de elementos químicos, uno oxidante y otro para la reducción, que forman los ánodos y los cátodos de las baterías de ión litio, cuya liberación espontánea de energía se convierte en la electricidad de las pilas y de las baterías.

Hay que recordar que cada ánodo o cátodo puede convertirse en uno o en otro dependiendo del voltaje que se aplique al circuito. Una física muy simple que se ha aprovechado en el desarrollo de las baterías de ión litio.

Cada voltaje, cada amperaje implementado en el rendimiento de la batería, supone con el empleo de diferentes combinaciones de aleaciones metálicas en ánodos y cátodos un comportamiento muy preciso de los iones de litio. Esa es la base del rendimiento de las pilas y las baterías de ión litio en la moderna industria de la batería ión litio.

 

Los iones tienen infinidad de aplicaciones que van desde los simples detectores de humo a los motores llamados iónicos. El conocimiento del estado latente de los iones orgánicos permite conocer la calidad de, por ejemplo, las aguas minerales de consumo.

La tecnología de la aplicación de iones de litio para la conservación de la energía en las baterías de los últimos desarrollos tecnológicos es uno de los usos más prometedores y con mayor futuro de las décadas venideras en diferentes industrias, ligeras y pesadas.

En especial, las de las comunicaciones, las de las maquinarias  y las de la automoción, aunque algunos especialistas ven en ella también futuros rendimientos y mejoras en los sectores aeroespaciales y como sustitutos de fuentes de energía que hoy se consideran imprescindibles en el desarrollo de la sociedad postindustrial.

Los iones son muy importantes también para la vida. Conocido es que los iones de sodio, de potasio, de calcio y aún de otros con menos presencia en los ciclos naturales, son valiosos en la biología de las células de los organismos vivos, en especial porque forman parte de las membranas celulares que regulan una parte de su metabolismo y de sus funciones más elementales y necesarias.

Iones de litio, un pequeño paso para el átomo, un gran salto para la Humanidad
.

Yacimientos de Litio